Equívocos y contrastes: ¡esto no es lo que parece! (por demoniodehiel) PDF Print E-mail
Articulos - Artículos





por demoniodehiel


Que las apariencias engañan es algo sobradamente sabido en la vida real, y sabiduría popular desde que el primer pitecántropo se encontró con el primer huevo de avestruz, seguramente.
En el universo de nuestras series favoritas o buffyverso, los giros sorprendentes o directamente al contrario de lo que suponíamos, o que nos digan una cosa para acto seguido darnos otra son el pan nuestro de cada episodio. Muchos escritores y guionistas han hecho suya la premisa del "esto no es lo que parece". Y todos celebramos esos momentos en los que, tanto en Buffy como en Angel, parece que va a pasar una cosa cuando en realidad está ocurriendo una totalmente distinta.
Todo ello es lícito narativamente hablando, siempre y cuando sea hecho con respeto a los espectadores por un lado, y se encuadre bien en la serie o en el episodio. Hay infinitud de estos momentos en las dos series, de hecho es una especie de "marca de la casa" y de las más imitadas en otras series y películas.

Generalmente se juega con los contrarios, es lo más habitual para hacer este "no es lo que parece" y lo más efectivo, por su inmediatez. Usando para ello escenas pequeñas o cortas, aunque su resultado o consecuencias sean muy grandes, esa es otra cuestión.
Por ejemplo, tenemos la divertida escena de Angel y Wes aterrados con algo que los asusta terriblemente buscando por dónde escapar... para ver acto seguido que es una actuación de teatro de Cordelia. O Buffy diciendo que seguro que Spike está haciando algo malvado y sucio, para acto seguido ver, en la cripta de Spike, que el vampiro está en su cripta jugando a las adivinanzas con la pánfila de Harmony. 

  

¡Y cómo nos gusta escuchar o suponer una cosa para acto seguido nos muestren una totalmente diferente. ¡Qué bien queda y qué revelador resulta en la mayoría de las veces!

Se juega a esto de manera magistral por ejemplo en Fool for love... pràctivcamente todo lo que Spike le está contando a Buffy de sus inicios lo vemos acto seguido en la pantalla tal como fue, y la realidad es absolutamente al contrario de lo que ha contado. El mejor ejemplo, el inicial. William the bloody, el poeta jodidamente malo que espera con las piernecitas muy juntas a su amada para declararse. Douglas Petrie acertó de plano con el tono de las escenas para darles empaque narrativo, expresar acerca de los personajes en el presente y en el pasado y a la vez pintarnos las sonrisas en la cara. Spike diciendole a Buffy que siempre ha sido malo para acto seguido aparecernos tal como era en realidad... no tiene precio.





También me viene a la mente los contrastes tipo "Destiny" donde podemos ver a Angelus y William en el pasado y el vampiro irlandés diciendo que van a ser los mejores amigos, y salen acto seguido discutiendo y llamándose perro y moro por Wolfram y Hart.
 

 
 


Pero no todos los juegos de contrarios o contrastes son encantadores, ni divertidos. Uno de los contrastes mas espantosos, que apenas dura unos segundos, es cuando Fred y Lorne cantan "you are my sunshine" en plena felicidad, y acto seguido la joven se detiene y escupe sangre para caer en los brazos de Wes. Está infectada ya por Illyria, lo que será la causa de su muerte. El paso de un ambien te feliz a uno trágico en cuestión de segundos sería un caso extremo de esto que comentábamos, ese juego de contrarios llevado a su máxima expresión.





El juego de contrarios lleva enseguida al juego de equívocos, al más genuino "esto no es lo que parece". O quizás sería mejor decir "esto no es lo que creíais". Cosa muy utilizada en la CIFI (de hecho hasta la saciedad, en novelas y cine, etc) y que muchos escritores del buffyverso también gustan de colocar en cuanto pueden.

Como en los contrastes anteriors (que quizás en realidad se trate de lo mismo, y me vais a perdonar si he hecho esta serparación quizás arbitraria en vistas a ordenar un poco mis ideas) también tenemos "engañetes" o "equívocos" grandes y pequeños, tanto en extensión en pantalla, como en consecuencias.
Por ejemplo, uno de los pequeñitos, quién no recuerda al pobrecito demonio del refresco que asesinan los asquerosos de amigos de Gunn en That old gang of mine, al que vemos de espaldas andando cojeante y haciendo ruidos infernales que nos dibujan un demonio aterrador... y al darse la vuelta resulta que el ruido lo hacía con la pajita de cocacola el pobrín? Y era un ser inofensivo que no se metía ni con una mosca.



O un despiste más divertido, para quitar el mal sabor de boca, cuando Willow está diciendo que Buffybot se va a enfrentar a uns terrible prueba, y resulta que es nada menos que ¡a una reunión de padres del colegio de Dawn!





También puede jugarse al "despiste" mediante giro de argumento total e inesperado, en muchas ocasiones con grandísimo acierto. En los grandes temas y momentos, puede llevar por caminos nuevos y distintos a la serie al completo y todos los personajes con ella. Por ejemplo ese final del sueño de Spike en Out of my mind que aunque parece intrascendente en realidad lo cambia todo. Cuando está hablando de morir, de que ella lo mate, de que queire salir del mundo donde ella se encuentra y todo dios pensando que ella va a matarlo y de repente, Spike la agarra y la besa. ¡Si hasta el mismo Spike se da cuenta del lío tremendo en el que eso lo mete, cuando se despierta!    





Algunas veces a los escritores también se les va la mano inadvertidamente con los engaños o con el querer mantener "la emoción"; el caso más comentado es el final de la sexta temporada que a David Fury quizás se le fue bastante, como él mismo comenta en los DVD y ha dicho en la red en más de una ocasión. Es evidente que Spike sale de Sunnydale a por su alma, y es lo que estaba pensado y escrito desde el inicio pero al querer dar emoción al asunto y no decirlo, hubo quien pensó que quería quitarse el chip.
Bien, la cosa no resiste ni el mínimo análisis (o sea, ir a quitarse un chip tecnológico a unas cuevas del quinto pino demoníacas, pidiendo además La Restauración -el conjuro de reintegración del alma que recibe Angel por ejemplo- y por medio de la magia etc etc...) pero si te pilla un poco despistado, o si no conoces bien la serie o el personaje, o por tantas cosas que pasan en la vorágine del final de la sexta, puede llamar a equívoco. Lo que convertiría el final de la temporada en una "sorpresa" total para mucha gente. No el que Spike sí que consiga el alma, que sería una sorpresa lícita e impactante de por sí, sino incluso el darse cuenta algunos de que eso es lo que había ido a buscar.



¿Funcionan siempre este tipo de "trucos" narrativos, o mejor llamémosles adornos, o maneras de presentar la acción? Pues hombre, no siempre, Como todo, depende de muchas cosas. Mirando y remirando, llego a la conclusión de que depende sobre todo de que la cuestión no sea percibida como engaño por el espectador. A nadie nos gusta que nos tomen el pelo, o nos traten de gilipollas.
Funciona también mientras esté bien colocado, en el momento preciso y no sea de mal gusto. Un ejemplo negativo lo comentábamos hace poco en el episodio The Body... a nadie le puede hacer gracia ese engaño "tan jocoso y divertido" de hacer como que Joyce se salva y luego resulta que no. Pues vaya chiste de mierda, perdonadme la expresión.
No es el lugar oportuno para jugar a los equívocos o proponer engaños o bromas en el guión. Inoportuno, torpe y de extremo mal gusto. Casi como hacer un chiste diciendo ¡es broma, mamá sí que ha muerto! Ja-ja-ja.



Y precisamente dos episodios donde por lo general no funciona este asunto, sino que molesta bastante, son Normal again en Buffy, y Awakening en Angel. Son dos capítulos enteros dedicados a "esto no es lo que parece" o directamente... al engaño. En este caso ya no nos parece tan simpática la cosa porque por un lado la alargan demasiado, y por el otro, rara vez aciertan en un modo de no dar la impresión de que no intentaban simplemente tomar el pelo o reirse de los espectadores. Dos episodios llamativos, aunque muy distintos.

En Normal again, Diego Gutierrez además de trasegarse mucha CIFI en vena alarga demasiado las pretensiones de que sea creíble el rollo de que Buffy pueda estar en un mundo "realista" encerrada en un hospital psiquiátrico, y en fin, si se topa con espectadores que no gustan del género pues a lo mejor se la mete doblada, con lo que luego se cabrean con él con mucha justicia. A nadie le gusta que le engañen, el episodio da la impresión de querer tomar el pelo en exceso al espectador, eso es muy feo. Aunque en el devenir de la sexta temporada el capítulo no tiene ninguna trascendencia real, podía saltarse y no pasaba nada, es uno de esos casos.



En Awakening en cambio aunque empiezas a sospechar hayas leído o no CIFI (de hecho aunque solo te hayas leído la Biblia ya sospechas porque el episodio está hecho sospechoso, tan bien que les sale todo etc etc) la mala leche que se te queda al final es tan de órdago que sí pienso que se han excedido bastante. Porque también jode que te pongan la miel en los labios y luego te la quiten tan brutalmente, es una inmensa burla, especialmente en lo que al pairing Angel/Cordelia se refiere. Este capítulo por otra parte tiene inmensas conseciuencias en la cuarta temporada de Angel (Angel pierde el alma y aparece de nuevo Angelus) así que David Fury y Steve DeKnight podían haber sido un poco menos cabrones. (Apuesto dinero a que la parte de amor de Angel y Cordy la escribió Fury, por cierto, perdonad el inciso)



En éste ultimo episodio además, como en Reprise/Epiphany se abusa del recurso de "susto"  equívoco al espectador haciendo ver que algo ha pasado tanto cuando Angel se acuesta con Cordelia, como cuando se acuesta con Darla, repitiendo la escena de cuando lo hace con Buffy en Surprise para que parezca que ha perdido el alma. Que es una tontería si te paras a pensarlo (ya no porque todo Awakening resulte ser una mentira, sino porque como sabemos mandaría narices que volviera a experimentar absoluta felicidad de nuevo por echarse un polvo) pero que en ese momento, así despistados puede causar engaño.
Ese es un engaño feo, mentiroso y barato que estropea los finales de los dos episodios. En ambos casos luego ¡no había pasado nada! ¡Yupi! Otros dos de esos momentos en los que el juego del equívoco se ha hecho con mal gusto e inoportunidad, amén de dejar ese regusto de que nos quieren tomar el pelo o directamente piensan que somos idiotas.

Otros episodios tratan del tema de los equívocos con más seriedad, casi como una novela detectivesca donde tenemos que esforzarnos por intentar comprender la verdad que se oculta tras la aparente "evidencia" puesta ante nuestros ojos, ayudando incluso a alguno de los protagonistas que sí sabe lo que ha ocurrido y se ve impelido a luchar contra las apariencias. Caso de por ejemplo el humorístico The replacement, donde Xander, casi en solitario pero luego al lado de Willow, intenta recuperar la posesión de su vida. O el mucho más dramático y serio Sleeper (aunque su arco argumental se extiende antes y después en la séptima temporada) donde David Fury y Jane Spenson nos proponen que sigamos a una Buffy que es la única dispuesta a saber la verdad que se oculta tras la "evidencia" que aparece una y otra vez ante nuestro ojos: que Spike ha vuelto a matar.





Generalmente estos momentos, tramas y situaciones de equívoco, contraste o misterio por resolver nos gustan y nos divierten, y son de lo que más sabor da al mundo de Buffy y de Angel. Y si no están logrados, en el caso de fragmentos pequeños bueno, lo podemos perdonar y hacer como que no nos damos mucha cuenta. En el caso de episodios enteros, fragmentos mayores o bien momentos decididamente mal colocados en escenas de muy mal gusto, tendremos que aguantarnos y acordarnos de la parentela del escritor de turno, qué se le va a hacer.  Pensemos en los buenos momentos de equívoco o de "esto no era lo que parecía" que hay a montones.